RESEÑA HISTORICA DEL INSTITUTO

Hits: 1395

En 1946 existía ya en Apizaco, Tlax., un colegio católico llamado Nicolás Bravo, dirigido por las Madres Josefinas; y por iniciativa del Sr. Cura Marcial Águila González, párroco de la Basílica de la Misericordia se abrió una escuela católica para niños a la que llamó “Motolinía”.
En 1952 sigue funcionando dicha escuela, ahora bajo la dirección del P. Juan Pablo Trottier, religioso asuncionista, acompañado de un sacerdote de su comunidad, el P. Gilman.
En 1954 se le llama a la escuela “Apizaco”. Se comienza la construcción de los salones de Primaria por la calle Aquiles Serdán (del actual edificio Morelos 712).
Años más tarde se responsabilizan de la escuela los religiosos de la Sagrada Familia, por dos años.
El P. Carlos Ríos, Vicario de la Basílica de la Misericordia, intenta federalizarla y fracasa en su intento. Entonces se encarga de la Primaria Don Rufino Reyes; y de la Secundaria, la Madre Lucía del Carmen Salcedo con otras Religiosas Josefinas.
Ante esta inestabilidad del proyecto, el entonces Sr. Obispo de Tlaxcala Don Luis Munive y Escobar (+) fundó una agrupación de laicos que se encargara de la escuela, pero no resultó.
El Sr. Obispo Munive, recién consagrado como Pastor, oriundo de Santa Ana Chiautempan Tlax., entra en contacto con los Padres Escolapios establecidos en el Convento y nombra al P. Manuel Arcusa Castellá, Director Diocesano de Educación y Cultura, y con este cargo visita todos los colegios de la diócesis, promoviendo en todos ellos las Asociaciones de Padres de Familia, es así como llega a conocer el colegio “Apizaco” y queda enamorado del empeño y trabajo de los Padres de Familia por querer que sus hijos sean educados en la piedad y las letras.
En 1962, llega a Apizaco el P. Manuel y comienza su labor educativa visitando casa por casa; el 6 de febrero inician las clases, y el número de alumnos es de 190, en abril llegan a 260 diurnos y 75 en escuela nocturna, con profesores voluntarios, pero el 30 de diciembre el P. General de la Orden de las Escuelas Pías, manda que se termine el experimento y se cierre “Apizaco”. Interviene el Obispo de Tlaxcala y ofrece ayuda para lograr la entrada de un nuevo religioso, dada las dificultades de aquella época en que no podían ejercer educación ministros de culto extranjeros en nuestro país, el P. General de los Escolapios aceptó esta solidaridad.
El curso de 1963 comienza con más alumnos, 205 en Primaria y 116 en Secundaria. El P. Manuel Arcusa Castellá promueve con entusiasmo y ahínco conforman la Asociación Civil del Instituto Fray Pedro de Gante. El acta de constitución es del 15 de enero de 1963 y forma la Asociación Civil: los Sres. Rodolfo Rosas Martínez, Presidente; Raúl Solano González, Secretario; Juan Carrasco Sánchez, Tesorero; Rodolfo Ramírez Paredes y D. Bernardo Mir Jiménez, Vocales.
Desde entonces, muchos Escolapios y maestros han aportado su trabajo y gran parte de sus sueños y vida, para que el Instituto Fray Pedro de Gante, A. C. haya llegado a ser ampliamente reconocido por su calidad académica y por el ambiente de la Comunidad Educativa. En definitiva, por su forma de hacer realidad el sueño de San José de Calasanz de transformar la sociedad mediante la educación integral de los niños y jóvenes en la “Fe y la Cultura” (Piedad y Letras).

En la filosofía Institucional, se considera a los niños y jóvenes, personas en proceso de formación, capaces de desarrollar todas sus habilidades en libertad y con un profundo compromiso social. Ellos son la razón de ser de la institución y el factor más importante de su propia formación.

La Comunidad Educativa, constituida por auténticos “Cooperadores de la Verdad”, aporta en cada uno de sus estamentos, la riqueza de las personas y su trabajo que comprende, desde la labor docente, administrativa y de servicios tanto como la función directiva, hasta la importantísima participación de los padres de familia para conseguir juntos que el ideal Calasancio de educar en la “Piedad y las Letras” sea una realidad en favor de la niñez y juventud de Apizaco.

La Orden de las Escuelas Pías, fundada en Roma por San José de Calasanz en el año de 1617 y con una gran experiencia educativa de más de cuatrocientos años y reconocida en más de treinta y dos países del mundo gustosamente ha asumido la iniciativa, de hacer surgir una escuela de Iglesia Católica en esta Ciudad de Apizaco. Ya desde sus inicios esta iniciativa se ha plasmado en grandes logros brindando una gran gama de posibilidades y perspectivas en el futuro de esta ciudad y de México.